Make your own free website on Tripod.com
Archivos
Imagenes de Lucha

Noticias y Articulos Importantes sobre la Lucha Ecosocial de autores nacionales y extrangeros.


Panamá, 28 de septiembre de 2002

400 bombas nucleares por el Canal neutral

Propongo una Comisión de la Verdad sobre la invasión, pero que no se quede sólo en saber cuántos muertos hubo el 20 de diciembre

Rafael Pérez Jaramillo
rap@sinfo.net

Desde que entraron en vigencia los dos tratados Torrijos-Carter, han pasado por el Canal neutral más de 400 buques y submarinos nucleares estadounidenses, y Panamá no tuvo derecho a saber cuántas bombas nucleares transportaron, porque el Tratado de Neutralidad lo impide. Ya me estoy preguntando si habrá que pensar en un recurso de habeas data internacional ante la Corte de la Haya, porque La suma de todos los miedos (película que muchos vieron en el cine, y que trata de una explosión nuclear en Estados Unidos) aquí en Panamá, se agrava siendo la suma de todos los secretos.

Me ha motivado a escribir este artículo la exitosa celebración del sexto Foro Académico del Centenario, alusivo al 25 aniversario de la firma del Tratado de Neutralidad (aniversario que se cumplió el 7 de septiembre de este año), en el que participaron como panelistas Marcel Salamín, Adolfo Linares y Fermín Azcárate. Felicito a los organizadores y a los panelistas del evento por despertar el interés sobre este tema tan adormecido como peligroso, si no comienza en Panamá una retoma de conciencia.

Ya es tiempo de actualizar el significado real de los dos tratados. Ni siquiera creo que se deba hablar de un reconocimiento a la dictadura por el tratado que terminó en 1999. Primero, porque no fue ninguna novedad propuesta por el gobierno militar la exigencia de que a Panamá se le devolviera lo que era suyo (áreas por revertir), y segundo, porque con ese tratado vinieron 50 millones de dólares de EU para la dictadura de Noriega, y se autorizó a EU circular por todo Panamá antes de la invasión de 1989, legalizada (según EU) por éste y por el otro Tratado del Canal neutral.

Alguien me dirá: pero bueno, por lo menos recuperamos el Canal. Yo le contesto que a eso íbamos los panameños desde 1964 (y antes), y que para lograrlo no necesitábamos que EU impusiera a cambio una dictadura que costó a Panamá 110 asesinados y desaparecidos, corrupción a rabiar, polígonos sin limpiar, y casi medio millar de muertos durante la invasión de 1989. Sí, óigase, léase y entiéndase bien: EU basó la legalidad de la invasión de 1989 con el mismo Tratado de Neutralidad que Torrijos aceptó firmar poco antes de decir que el mismo podría convertirse en un instrumento de permanente intervención. Exactamente la misma disposición del Tratado de Neutralidad que en EU se dijo desde 1977, que permitía el derecho de acción militar en Panamá, es la misma disposición que el 20 de diciembre de 1989, EU alegó para intervenir militarmente en Panamá. (Ver The New York Times del 21 de diciembre de 1989). No sé cuántas veces más debo repetir esto para generar reacciones.

¿Qué hacer hoy? Yo propongo una Comisión de la Verdad sobre la invasión, pero que no se quede sólo en saber cuántos muertos hubo el 20 de diciembre, sino que vaya a la verdad del tratado que fue, es y será el verdadero instrumento de permanente intervención en Panamá. Si eso no se hace, al menos propongo que se integre una Comisión de Estudios sobre el Tratado de Neutralidad con poderes al más alto nivel del Gobierno panameño, para solicitar información al Gobierno de EU. Los panameños tenemos derecho a saber el alcance de este tratado en cuanto a los peajes por el Canal, el derecho de intervención, el desarrollo de los acuerdos y arreglos complementarios que han derivado de ese tratado que aún hoy no conocemos, y el peligro al que nos expone EU con sus buques y submarinos nucleares con un Tratado de Neutralidad que, si realmente lo es, puede aceptar en su protocolo la adhesión de Irak, para que sus buques y submarinos nucleares también pasen por aquí y se forme la madre de todas las bellaquerías nucleares. Yo no quiero un acto terrorista en el Canal, pero los barcos nucleares gringos que pasan por aquí son una provocación que no necesitamos.

Hace unas semanas solicité un derecho de información al administrador del Canal, Alberto Alemán, y el pasado mes de agosto se me contestó. Se me dijo que desde 1979 a 1999 transitaron por el Canal 222 submarinos y 157 buques nucleares estadounidenses, y de 1999 a la fecha han transitado 11 submarinos y 18 buques de guerra nucleares, también estadounidenses. Ello totaliza 408 transportes nucleares por el Canal desde que entraron en vigencia los dos tratados. Como para que no pregunte más, se me recordó en esa respuesta de la ACP que el Tratado reconoce ciertos derechos de estos buques, como los de no estar sujetos a inspecciones, registro o vigilancia previo a su tránsito, además podrán negarse a revelar su funcionamiento interno, origen, ARMAMENTO, CARGA, o destino. (Las mayúsculas son mías).

Hace unas semanas vi en un reportaje de Canal 2 que por la vía acuática también transitaban barcos de guerra estadounidenses que hacían una parada aquí para descargar desechos fecales, que después eran llevados en unos transportes a no sé dónde, Panamá adentro. Dios quiera que no coincida un transporte nuclear con otro de desechos fecales en un accidente aquí, porque (peor que en la película La suma de todos los miedos) no quiero imaginar la bomba de caca neutral que nos hundirá en la suma de todas las m.... ¿Será por eso que a muchas cargas peligrosas que transitan por el Canal se les llama desecho nuclear?

El autor es activista de derechos humanos y periodista